Pasta con gambas y almejas

Pasta con gambas y almejas

Camarones y almejas en salsa de vino blanco

Este plato lo hizo mi marido para nuestros amigos en una de nuestras noches de juego semanales. ¡Nos dejó boquiabiertos! Este es el paquete perfecto. Una comida fácil para la noche de la semana que no requiere demasiada experiencia culinaria, pero se disfraza como un plato de pasta elegante que sólo se puede encontrar en los restaurantes italianos de alta cocina.

Nuestros amigos para los que cocinó esto acababan de regresar de un viaje de dos semanas a Italia y, no os engaño, declararon que esta pasta de gambas y almejas era mejor que cualquier pasta de marisco que hubieran probado en su viaje. Una victoria total.

La salsa: Una mezcla de vino blanco sin alcohol o de zumo de uva verde en el que se cuecen las almejas, leche, mantequilla y harina para hacer un roux muy ligero para darle un toque de cremosidad. También puedes sustituir el vino/zumo por caldo de verduras, pero la salsa perderá un poco de dulzor.

Los extras: Cebollas, ajos, champiñones y tomates picados. Mi marido, que odia los champiñones, ni siquiera pudo detectar los champiñones en este plato, pero ofrecen una gran profundidad a la salsa. Las hierbas son muy sencillas: albahaca seca y pimentón, pero siéntete libre de hacer lo que quieras.

Pasta fácil con gambas y almejas

En este clásico de la pasta italiana con marisco se permite que brillen unos pocos ingredientes clave. No es necesario hacer una salsa aparte para el plato cuando el sabroso líquido de cocción adquiere sabor gracias al ajo, el vino, el perejil y los limones. Sentido común: Si prefiere no utilizar almejas y gambas en esta receta, no dude en utilizar sólo una proteína. Inteligencia: Debido a que los sabores son tan simples y limpios en esta receta, asegúrese de sazonar al gusto con sal o añadir un poco más de limón antes de servir.

¡Estaba tan bueno! Era casi exactamente lo que se me antojaba. Ojalá hubiera sustituido la ralladura de limón por ralladura de pimienta para hacerlo un poco más picante. También añadí vieiras. Además, tuve que usar almejas en lata porque no pude encontrarlas frescas. Añadí el agua de una de las dos latas. Quedó muy bien.

Mis dientes de ajo eran TAN GRANDES que creo que doblé la cantidad de ajo. También añadí una buena dosis de sal y pimienta fresca al mismo tiempo que añadí la ralladura de limón. Como resultado, tenía un buen sabor. Lo suficiente como para notarlo, pero no lo suficiente como para eclipsar los otros sabores.

Pasta con gambas y almejas en salsa roja

En este clásico de la pasta italiana con marisco se permite que brillen unos pocos ingredientes clave. No es necesario hacer una salsa aparte para el plato cuando el sabroso líquido de cocción adquiere sabor gracias al ajo, el vino, el perejil y los limones. Sentido común: Si prefiere no utilizar almejas y gambas en esta receta, no dude en utilizar sólo una proteína. Inteligencia: Debido a que los sabores son tan simples y limpios en esta receta, asegúrese de sazonar al gusto con sal o añadir un poco más de limón antes de servir.

¡Estaba tan bueno! Era casi exactamente lo que se me antojaba. Ojalá hubiera sustituido la ralladura de limón por ralladura de pimienta para hacerlo un poco más picante. También añadí vieiras. Además, tuve que usar almejas en lata porque no pude encontrarlas frescas. Añadí el agua de una de las dos latas. Quedó muy bien.

Mis dientes de ajo eran TAN GRANDES que creo que doblé la cantidad de ajo. También añadí una buena dosis de sal y pimienta fresca al mismo tiempo que añadí la ralladura de limón. Como resultado, tenía un buen sabor. Lo suficiente como para notarlo, pero no lo suficiente como para eclipsar los otros sabores.

Pasta cremosa de gambas y almejas

Cuando la salsa esté hecha, añade las almejas y cúbrelas con una tapa. Deje que se cocinen al vapor durante 4 o 5 minutos. Después de 4 o 5 minutos, las almejas deberían haberse abierto, si una o dos no lo han hecho, retíralas de la sartén y deséchalas.

Añada los tomates y las hojuelas de pimiento rojo. Lleve a fuego lento y cocine hasta que se reduzca ligeramente, unos 3 minutos. Durante la cocción, utilice una cuchara de madera para romper los tomates enteros en trozos del tamaño de un bocado.

NutriciónCalorías: 638kcal | Carbohidratos: 89g | Proteínas: 42g | Grasas: 10g | Grasas saturadas: 3g | Colesterol: 300mg | Sodio: 1054mg | Potasio: 483mg | Fibra: 4g | Azúcar: 4g | Vitamina A: 872IU | Vitamina C: 15mg | Calcio: 210mg | Hierro: 5mg

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos