Remedios para el higado graso e inflamado

Remedios para el higado graso e inflamado

Síntomas del hígado graso

La enfermedad del hígado graso (esteatosis) es la acumulación de un exceso de grasa en las células del hígado, y es una dolencia hepática común en los países occidentales. Afecta a una de cada diez personas. Es normal que el hígado contenga algo de grasa, pero si la grasa representa más del 10% del peso del hígado, entonces tiene hígado graso y puede desarrollar complicaciones más graves.

El hígado graso puede no causar daños, pero a veces el exceso de grasa provoca una inflamación del hígado. Esta afección, denominada esteatohepatitis, sí provoca daños en el hígado. A veces, la inflamación del hígado graso está relacionada con el abuso del alcohol. Esto se conoce como esteatohepatitis alcohólica. En otros casos, la afección se denomina esteatohepatitis no alcohólica o EHNA.

Un hígado inflamado puede cicatrizar y endurecerse con el tiempo. Esta afección, denominada cirrosis, es grave y a menudo conduce a la insuficiencia hepática. La EHNA es una de las tres principales causas de cirrosis. Causas de la enfermedad del hígado graso Comer un exceso de calorías hace que la grasa se acumule en el hígado. Cuando el hígado no procesa y descompone las grasas como debería normalmente, se acumula demasiada grasa. Las personas tienden a desarrollar hígado graso si tienen otras condiciones, como obesidad, diabetes o triglicéridos altos.

Cómo revertir el hígado graso

Dependiendo de la etapa en la que se encuentre su alcoholismo, puede haber causado un grave daño a su hígado. Habrá oído la expresión «lo hecho, hecho está». Este no es siempre el caso de su hígado. Dado que éste es uno de los únicos órganos regenerativos por naturaleza, es realmente posible restaurarlo físicamente al estado en que se encontraba antes de que comenzara el problema de la bebida.

El hígado es el único órgano regenerativo de su cuerpo. Probablemente conozcas el hecho de que algunos lagartos pueden volver a hacer crecer su propia cola. El hígado funciona de forma muy parecida. Puede reconstruirse a sí mismo. Si se le extirpa el 75% del hígado, puede volver a crecer hasta alcanzar su tamaño completo.

Parte de la razón de esta capacidad única proviene de lo que el hígado realmente hace en el cuerpo. Dado que actúa como órgano principal de filtración, entra en contacto con muchas toxinas y sustancias químicas diferentes. Y algunas de estas toxinas pueden causar graves daños cuando entran en contacto con las células.

Como resultado, la mera naturaleza del trabajo del hígado -manejar estas toxinas peligrosas- significa que necesita ser capaz de regenerarse por sí mismo. De lo contrario, seríamos víctimas de una serie de enfermedades con mucha más frecuencia.

Cuál es la forma más rápida de curar un hígado graso

En Estados Unidos, las enfermedades hepáticas afectan a millones de personas y van en aumento. ¿Sabía que hay más de 100 tipos diferentes de enfermedades hepáticas? Vivir con una enfermedad hepática crónica a largo plazo puede dañar su hígado.

Un diagnóstico temprano puede evitar que se produzcan daños en su hígado. Su hígado es un órgano increíble. Si se le diagnostica cuando ya se ha formado tejido cicatricial, su hígado puede repararse e incluso regenerarse. Por ello, el daño de la enfermedad hepática puede revertirse a menudo con un plan de tratamiento bien gestionado.

Muchas personas con enfermedades hepáticas no parecen ni se sienten enfermas aunque el hígado esté dañado. En un momento determinado de la progresión de la enfermedad hepática, el daño puede ser irreversible y conducir a la insuficiencia hepática, al cáncer de hígado o a la muerte.

El hígado es el órgano interno más grande del cuerpo y pesa entre 1,5 y 1,5 kilos. El hígado está situado en el lado derecho de la parte superior del cuerpo, debajo de los pulmones, ocupando la mayor parte del espacio de la caja torácica. La vesícula biliar, que almacena la bilis producida en el hígado, se encuentra debajo del hígado. El hígado está formado por dos secciones separadas, o lóbulos: el lóbulo derecho, más grande, y el lóbulo izquierdo, más pequeño. Estos dos lóbulos están separados por un tejido que ancla el hígado en su sitio.

Nuevo tratamiento para la enfermedad del hígado graso

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

La enfermedad del hígado graso no alcohólico (EHGNA) es una afección en la que se almacena un exceso de grasa en el hígado, pero la causa no es el alcohol. Cuando el hígado graso está causado por el consumo excesivo de alcohol, se denomina enfermedad hepática asociada al alcohol.

Hay dos tipos de NAFLD. Cuando sólo se tiene un exceso de grasa almacenada en el hígado, se denomina hígado graso no alcohólico (HGNA). Cuando hay tanto almacenamiento de grasa como inflamación que provoca daños en el hígado, se denomina esteatohepatitis no alcohólica (EHNA).

En algunos casos, la EHNA puede causar inflamación y cicatrices extensas (cirrosis) que son tan graves que conducen a la insuficiencia hepática y al trasplante de hígado. Afortunadamente, existen algunos remedios caseros para el hígado graso que pueden ayudar a ralentizar la progresión de la enfermedad y revertir algunos de los daños, aunque no la curen.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos