Para que sirve el aceite de pescado

Para que sirve el aceite de pescado

Cuándo tomar aceite de pescado

Las cápsulas de aceite de pescado contienen ácidos grasos poliinsaturados omega-3. Los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 se encuentran en los aceites de ciertos tipos de pescado, verduras y otras fuentes vegetales. Estos ácidos grasos no son producidos por el cuerpo y deben ser consumidos en la dieta. Los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 actúan reduciendo la producción de triglicéridos del organismo. Los niveles elevados de triglicéridos pueden provocar enfermedades de las arterias coronarias, enfermedades del corazón y derrames cerebrales.

Deje de usar el aceite de pescado y busque ayuda médica de urgencia si cree que ha usado demasiado medicamento, o si tiene alguno de estos signos de reacción alérgica: urticaria; dificultad para respirar; hinchazón de la cara, labios, lengua o garganta.

Categoría C del embarazo según la FDA. Se desconoce si el aceite de pescado puede dañar al feto. Dígale a su médico si está embarazada o planea quedarse embarazada mientras usa Aceite de Pescado. No se sabe si los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 pasan a la leche materna o si esto podría dañar al bebé lactante. No utilice el aceite de pescado sin informar a su médico si está amamantando a un bebé. No administre este medicamento a menores de 18 años.

Suplementos de aceite de pescado

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

El aceite de hígado de bacalao es un popular tipo de suplemento de aceite de pescado disponible en forma líquida y de cápsulas. El aceite es rico en vitamina A, vitamina D y ácidos grasos omega-3. Se utiliza para tratar una amplia gama de afecciones que van desde la presión arterial alta hasta la depresión y ciertos tipos de infecciones. Algunas personas también utilizan el hígado de bacalao en la piel para ayudar a la curación de heridas.

Los productos de aceite de hígado de bacalao están ampliamente disponibles y el aceite también se encuentra en muchos productos naturales comercializados como suplementos de omega-3. También se puede obtener el aceite comiendo el hígado del bacalao, un pez común que vive cerca del fondo del mar.

¿debo tomar aceite de pescado?

El aceite de pescado es un aceite derivado de los tejidos del pescado azul. Los aceites de pescado contienen los ácidos grasos omega-3, el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA), precursores de ciertos eicosanoides que se sabe que reducen la inflamación en el organismo[1][2][cita médica necesaria] y mejoran la hipertrigliceridemia[cita médica necesaria] En los últimos años ha habido una gran controversia sobre el papel del aceite de pescado en las enfermedades cardiovasculares, y los meta-análisis recientes han llegado a diferentes conclusiones sobre su impacto potencial. Las pruebas más prometedoras apoyan la suplementación para la prevención de la muerte cardíaca[3].

El aceite de pescado y los ácidos grasos omega-3 también se han estudiado en una amplia variedad de otras afecciones, como la depresión clínica,[4][5] la ansiedad,[6][7][8] el cáncer y la degeneración macular, aunque su beneficio en estas afecciones tampoco se ha verificado[9].

El pescado utilizado como fuente no produce realmente ácidos grasos omega-3. En su lugar, los peces acumulan los ácidos al consumir microalgas o peces de presa que han acumulado ácidos grasos omega-3. Los peces grasos depredadores como los tiburones, el pez espada, el blanquillo y el atún blanco pueden tener un alto contenido de ácidos grasos omega-3, pero debido a su posición en la cima de la cadena alimentaria, estas especies también pueden acumular sustancias tóxicas a través de la biomagnificación. Por esta razón, la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos recomienda limitar el consumo (especialmente para las mujeres en edad fértil) de ciertas especies de peces (depredadores) (por ejemplo, el atún blanco, el tiburón, la caballa real, el blanquillo y el pez espada) debido a los altos niveles del contaminante tóxico mercurio. También hay dioxinas, como los PCB y el clordano, así como otros insecticidas clorados de ciclodieno[10]. El aceite de pescado se utiliza en los piensos de acuicultura, en particular para alimentar al salmón de piscifactoría[11].

Beneficios y efectos secundarios del aceite de pescado

El aceite de pescado es un aceite derivado de los tejidos del pescado azul. Los aceites de pescado contienen los ácidos grasos omega-3 ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA), precursores de ciertos eicosanoides que se sabe que reducen la inflamación en el cuerpo[1][2][cita médica necesaria] y mejoran la hipertrigliceridemia[cita necesaria] En los últimos años ha habido una gran controversia sobre el papel del aceite de pescado en las enfermedades cardiovasculares, con meta-análisis recientes que llegan a diferentes conclusiones sobre su impacto potencial. Las pruebas más prometedoras apoyan la suplementación para la prevención de la muerte cardíaca[3].

El aceite de pescado y los ácidos grasos omega-3 también se han estudiado en una amplia variedad de otras afecciones, como la depresión clínica,[4][5] la ansiedad,[6][7][8] el cáncer y la degeneración macular, aunque su beneficio en estas afecciones tampoco se ha verificado[9].

El pescado utilizado como fuente no produce realmente ácidos grasos omega-3. En su lugar, los peces acumulan los ácidos al consumir microalgas o peces de presa que han acumulado ácidos grasos omega-3. Los peces grasos depredadores como los tiburones, el pez espada, el blanquillo y el atún blanco pueden tener un alto contenido de ácidos grasos omega-3, pero debido a su posición en la cima de la cadena alimentaria, estas especies también pueden acumular sustancias tóxicas a través de la biomagnificación. Por esta razón, la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos recomienda limitar el consumo (especialmente para las mujeres en edad fértil) de ciertas especies de peces (depredadores) (por ejemplo, el atún blanco, el tiburón, la caballa real, el blanquillo y el pez espada) debido a los altos niveles del contaminante tóxico mercurio. También hay dioxinas, como los PCB y el clordano, así como otros insecticidas clorados de ciclodieno[10]. El aceite de pescado se utiliza en los piensos de acuicultura, en particular para alimentar al salmón de piscifactoría[11].

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos