Los perros pueden comer chile

Los perros pueden comer chile

¿pueden los perros comer chile sin judías?

Tener un perrito conlleva sus responsabilidades y la nutrición es una de ellas. Muchas veces nos preguntamos si nuestros amigos peludos pueden comer simplemente lo que nosotros comemos o quizás ceden a su antojo cuando nos ven comer. Cuando se trata de verduras como el chile, puede que tengamos la curiosidad de preguntarnos si los perros pueden comer chile.No, los perros no pueden comer chile. Contiene ingredientes activos como la solanina y la capsaicina. La solanina y la capsaicina alteran su sistema digestivo y les provocan irritaciones en la garganta y la boca. A medida que avancemos en este artículo, podrás saber si los perros pueden comer chile en polvo, y si los chiles son tóxicos o no.También podrás saber qué sucede si comen un tazón de chiles y qué debes hacer si descubres que tu amigo peludo comió chiles. Pero antes, veamos si los perros pueden comer chile y las razones para ello.

No, los chiles no son tóxicos para los perros aunque causen irritaciones gastrointestinales. La ingesta accidental de pequeñas cantidades de chiles no causará daños en el cuerpo de tu compañero canino.Cuando se consumen en pequeñas cantidades podrían hacer que tu perro se enferme, tenga sensaciones de ardor intenso y tenga molestias digestivas. Estos síntomas son momentáneos y desaparecen al cabo de unas horas, pero si su perro ha comido chiles y sigue presentando síntomas, debe ponerse en contacto con su veterinario. Es probable que se deba al consumo de altas cantidades.¿El chile mata a los perros? No, los chiles no pueden matar a los perros. No son tóxicos y los ingredientes que contienen no son lo suficientemente potentes como para matar a los perros.Si su perro muestra reacciones extremas o adversas después de consumir chile, plantas u hojas, debe buscar un tratamiento veterinario.

¿pueden los perros comer atún picante?

Para algunas personas, no hay nada tan estimulante como comer comida picante. La capsaicina, el componente activo de los chiles y otros pimientos picantes, es la sustancia química que desencadena la sensación de picor en nuestro cuerpo.  Al comer alimentos picantes, esta sustancia provoca una experiencia sensorial cálida y ardiente que los más atrevidos anhelan. Cada persona experimenta el picante a un nivel diferente: algunos se deleitan con la idea de morder un habanero, mientras que otros apenas pueden soportar una suave alita de pollo.  ¿Se ha preguntado alguna vez si su compañero canino también puede experimentar el picante? ¿Sienten los perros las mismas sensaciones intensas que nosotros cuando muerden un pimiento picante? Exploremos este tema tan candente con más detalle.

Los perros son capaces de experimentar el picante de los alimentos por la misma razón que nosotros. La capsaicina que contienen los alimentos «picantes» estimula las fibras del dolor que suelen responder al calor. Estos receptores del dolor, conocidos como nociceptores polimodales, suelen responder a temperaturas extremas y a fuertes estímulos mecánicos, como cortes o pellizcos. Sin embargo, en el caso de los alimentos picantes, estos receptores son engañados para que respondan a la estimulación química.  La capsaicina derivada de los pimientos picantes señala una respuesta neuronal que provoca la sensación de calor y ardor que acompaña a los alimentos picantes. Como se ha mencionado anteriormente, se trata más de una sensación que de un sabor. El sabor amargo que suele acompañar a los alimentos picantes es percibido por los perros, pero en menor medida que nosotros, ya que tienen muchas menos papilas gustativas.  Aun así, los perros experimentan el picante, saborean el amargor y tienden a reaccionar ante los alimentos picantes con síntomas que indican aversión.

¿pueden los perros comer patatas fritas con queso y chile?

Puede ser muy tentador compartir la comida con un perro simpático y suplicante. Nos encanta compartir la «comida de las personas» con los perros, desde el pollo y el arroz hasta una buena zanahoria crujiente y muchas otras cosas. Pero no todo lo que se come puede ser consumido por un perro. Averigüemos qué pasa con los perros y los alimentos picantes, así como qué alimentos para personas son seguros para los perros.

Es posible que haya especulado sobre los sabores que adquieren los perros con el picante. Tal vez se haya preguntado si tienen la capacidad de tolerarlo. Al igual que los humanos, los perros no están programados para disfrutar especialmente de los sabores amargos o agrios. Los alimentos picantes son amargos y a veces pueden ser agrios, así que lo más probable es que su perro no los disfrute. Los perros no tienen un sentido del gusto tan refinado como los humanos, pero siguen siendo sensibles a los efectos de comer alimentos picantes, como el aumento de la sudoración y la salivación.

Aunque a algunos perros les guste comer alimentos picantes (y seguramente son una minoría), ¿deben alimentarse con ellos? Técnicamente, los alimentos como los pimientos picantes por sí solos no son tóxicos para los perros y se les puede dar de comer, pero probablemente no deberían hacerlo. Los alimentos picantes pueden causar problemas gastrointestinales, como dolor debido a la inflamación, diarrea, gases y sed excesiva.

Judías verdes

Las judías son buenas para el corazón. Y también son buenas para los perros, aunque cuanto más comen, más pueden enfermar. Y como ocurre con la mayoría de los alimentos para humanos, hay algunas judías que están estrictamente prohibidas para los perros.

Los beneficios para la salud de las judías son muchos: contienen vitaminas B, potasio, magnesio y hierro, y pueden ser una gran fuente de proteínas, antioxidantes y fibra para su perro. Además, se dice que ayudan a regular el azúcar en sangre. Aunque las alubias son una gran alternativa a la carne para los vegetarianos, su perro no debe depender únicamente de las alubias para su ingesta de proteínas, a menos que se lo recomiende su veterinario.

Las alubias cocidas (pinto, negro, riñón, soja y garbanzo) tienen varias vitaminas y minerales que pueden beneficiar a su perro, y no son tóxicas. Pero de todas las «judías», la mayoría de los padres de mascotas consideran que las judías verdes son las que dan de comer sistemáticamente a sus amigos de cuatro patas, especialmente como tentempié. Además, las lentejas y las habas cocidas (sin condimentos) son igual de seguras. Repletas de vitaminas y minerales, ambas son golosinas baratas y saludables que su perro puede disfrutar regularmente sin preocuparse por las calorías adicionales. Además, las lentejas son una adición fácil a la comida casera para perros.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos