Cuanto miden los angulos internos de un triangulo

Cuanto miden los angulos internos de un triangulo

Ángulos y triángulos

¿Cuántos grados contienen los tres ángulos de un triángulo? Tienen 180, ¿verdad? ¿Por qué 180 y no otro número? ¿Y todos los triángulos contienen realmente 180 grados? Sigue leyendo para descubrirlo.

Los ángulos de un triángulo suman 180 grados porque un ángulo exterior es igual a la suma de los otros dos ángulos del triángulo. En otras palabras, los otros dos ángulos del triángulo (los que se suman para formar el ángulo exterior) deben combinarse con el tercer ángulo para formar un ángulo de 180 grados.

¿Sabes que los ángulos de un triángulo siempre suman 1800? ¿Por qué es así? Al fin y al cabo, 1800 es el ángulo que se extiende de un lado a otro de una línea recta, así que es un poco raro que ese sea el número de grados de los ángulos de un triángulo.

¿Qué tiene que ver un triángulo con una simple línea recta? Pues resulta que mucho. Y los triángulos también tienen mucho que ver con los rectángulos, los pentágonos, los hexágonos y toda la familia de formas de varios lados conocida como polígonos.

En las próximas semanas veremos a qué me refiero con esto. Pero por hoy, vamos a empezar por averiguar exactamente por qué los ángulos de un triángulo siempre suman 1800. O eso creías… porque también vamos a ver que a veces no es así.

Relación entre los ángulos y los lados de un triángulo

Proporcione 3 valores que incluyan al menos un lado en los siguientes 6 campos y haga clic en el botón «Calcular». Cuando se seleccionan radianes como unidad de ángulo, puede tomar valores como pi/2, pi/4, etc.

Un triángulo es un polígono que tiene tres vértices. Un vértice es un punto en el que confluyen dos o más curvas, líneas o aristas; en el caso de un triángulo, los tres vértices están unidos por tres segmentos de línea llamados aristas. Un triángulo se suele denominar por sus vértices. Así, un triángulo con vértices a, b y c se suele denominar Δabc. Además, los triángulos suelen describirse en función de la longitud de sus lados, así como de sus ángulos internos. Por ejemplo, un triángulo en el que los tres lados tienen la misma longitud se llama triángulo equilátero, mientras que un triángulo en el que dos lados tienen la misma longitud se llama isósceles. Cuando ninguno de los lados de un triángulo tiene la misma longitud, se denomina escaleno, como se muestra a continuación.

Los triángulos clasificados en función de sus ángulos internos se dividen en dos categorías: rectos u oblicuos. Un triángulo rectángulo es un triángulo en el que uno de los ángulos es de 90°, y se denota por dos segmentos de línea que forman un cuadrado en el vértice que constituye el ángulo recto. La arista más larga de un triángulo rectángulo, que es la arista opuesta al ángulo recto, se llama hipotenusa. Cualquier triángulo que no sea recto se clasifica como triángulo oblicuo y puede ser obtuso o agudo. En un triángulo obtuso, uno de los ángulos del triángulo es mayor de 90°, mientras que en un triángulo agudo, todos los ángulos son menores de 90°, como se muestra a continuación.

Calculadora de ángulos de triángulo

Durante mucho tiempo se desconoció si existen otras geometrías para las que esta suma es diferente. La influencia de este problema en las matemáticas fue especialmente fuerte durante el siglo XIX. Finalmente, se demostró que la respuesta es positiva: en otros espacios (geometrías) esta suma puede ser mayor o menor, pero entonces debe depender del triángulo. Su diferencia con respecto a 180° es un caso de defecto angular y sirve de distinción importante para los sistemas geométricos.

En la geometría euclidiana, el postulado del triángulo establece que la suma de los ángulos de un triángulo es de dos ángulos rectos. Este postulado es equivalente al postulado de las paralelas[1] En presencia de los demás axiomas de la geometría euclidiana, las siguientes afirmaciones son equivalentes:[2]

Se puede ver fácilmente cómo la geometría hiperbólica rompe el axioma de Playfair, el axioma de Proclus (el paralelismo, definido como no intersección, es intransitivo en un plano hiperbólico), el postulado de la equidistancia (los puntos situados a un lado y equidistantes de una recta dada no forman una recta) y el teorema de Pitágoras. Un círculo[5] no puede tener una curvatura arbitrariamente pequeña,[6] por lo que la propiedad de los tres puntos también falla.

Los ángulos interiores de un triángulo suman

Durante mucho tiempo se desconoció si existen otras geometrías para las que esta suma sea diferente. La influencia de este problema en las matemáticas fue especialmente fuerte durante el siglo XIX. Finalmente, se demostró que la respuesta es positiva: en otros espacios (geometrías) esta suma puede ser mayor o menor, pero entonces debe depender del triángulo. Su diferencia con respecto a 180° es un caso de defecto angular y sirve de distinción importante para los sistemas geométricos.

En la geometría euclidiana, el postulado del triángulo establece que la suma de los ángulos de un triángulo es de dos ángulos rectos. Este postulado es equivalente al postulado de las paralelas[1] En presencia de los demás axiomas de la geometría euclidiana, las siguientes afirmaciones son equivalentes:[2]

Se puede ver fácilmente cómo la geometría hiperbólica rompe el axioma de Playfair, el axioma de Proclus (el paralelismo, definido como no intersección, es intransitivo en un plano hiperbólico), el postulado de la equidistancia (los puntos situados a un lado y equidistantes de una recta dada no forman una recta) y el teorema de Pitágoras. Un círculo[5] no puede tener una curvatura arbitrariamente pequeña,[6] por lo que la propiedad de los tres puntos también falla.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos